Tecnologia para el ciclismo urbano

A que mooola la imagen de cabecera que acompaña este post? Pues si te gusta, que sepas que es culpa de nuestro colega y genial ilustrador de Gandía Pako Martinez, de MalDeCap. La has clavado tío!  La verdad que esta fantástica imagen nos viene al pelo para contaros el porque de la combinación entre tecnología y ciclismo urbano.

Si has tenido la oportunidad de echarle una ojeada a nuestro compromiso, sabrás que uno de los puntos que lo componen y eje central del mismo, es el de la contribuir a la mejora de la sostenibilidad poniéndoselo fácil a todos aquellos que han decidido, decidan o decidirán prescindir del coche y cambiarlo por una buena bicicleta para moverse por la ciudad.

Y para ponerlo fácil, ¿que mejor que la tecnología?

No se me ocurre sector en el que la implantación de la tecnología no haya supuesto un gran avance para superar los retos a los que se enfrentaba. A nivel individual la implantación del smartphone, gracias a sus sencillas interfaces y la posibilidad de estar conectado constantemente a internet y por tanto a tu gente y a tu información, ha supuesto una “normalización” de la tecnología, estando presente en casi cada acción que hacemos. Mientras que a nivel empresarial, tecnologías como el Big Data y el Cloud o las más recientes plataformas colaborativas están suponiendo un gran cambio en la forma de tomar decisiones.

tecnologia ciudad

Por supuesto no se libra el sector del transporte, en especial el vehículo automóvil. Este desde sus inicios y gracias a su éxito siempre ha sido un sector intensivo en tecnología, especialmente en los últimos años, cuando se han desarrollado numerosos dispositivos enfocados a mejorar aspectos tan clave como el confort o la seguridad. Sin embargo en el ciclismo urbano, vamos un poco tarde. El ciclista urbano siempre ha sido eminentemente práctico y el éxito que ha ido cosechando en los últimos años se debe fundamentalmente a la sencillez del medio. Con poca inversión te puedes desplazar por tu ciudad rápidamente.

Pero eso está cambiando y necesariamente tiene que hacerlo. El auge del ciclismo urbano está pillando a la mayoría de ciudades, que no han hecho sus deberes, a contrapié. Estas no están preparadas para acoger la amalgama de ciclistas, peatones y vehículos que pueblan la calzada y las aceras, produciéndose en ellas innumerables situaciones de desconcierto para todos, siendo los ciclistas los más perjudicados ya que han sido, digamos, los últimos en llegar.

A falta de una legislación que discrimine positivamente al medio más eficiente, rápido, y vulnerable, es decir, la bicicleta, bienvenida sea toda tecnología que nos permita desplazarnos de una forma más segura y cómoda.

Esta necesidad la han sabido ver una hornada de jóvenes emprendedores, pero por encima de eso ciclistas urbanos, que se han puesto a darle vueltas a sus cabezas movidas a pedales y de donde han salido productos tecnológicos, geniales y prácticos, que mejoran sustancialmente la vida a lomos de la bicicleta. Estos pueden ir enfocados a mejorar la visibilidad nocturna como Revolights, Blaze Laserlights o los intermitentes WingLights, para obtener el máximo de información de los movimientos en la vía como el radar Garmin Varia, para que ir seguro no te suponga ningún sacrificio como el casco plegable Closca Fuga o, como no, para que tu vida digital no se quede nunca sin “vida”, como el cargador USB Siva Atom.

Toda esta combinación de factores ha propiciado que los ciclistas urbanos, no ya solo crecemos en número, sino que además hemos madurado, cambiando de mentalidad y pasando a considerar lo que antes era un producto únicamente para el ocio o el deporte como nuestro medio de transporte.

tecnologia bikebitants

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *