4 razones por las que el ciclismo urbano preserva el medio ambiente

Cada vez contaminamos más. Sí, a pesar de que día a día somos más conscientes del impacto negativo que nuestras acciones tienen en nuestro entorno y de las medidas que tomamos para paliarlo. Sin duda, uno de los principales culpables es el transporte. Las emisiones de C02 y gases invernadero que desprenden los automóviles están generando un agujero en la capa de ozono que difícilmente vamos a ser capaces de restaurar. Afortunadamente, el transporte público va calando hondo en nuestra sociedad, y paralelamente, así lo hace el uso de la bicicleta en zonas urbanas.

Desde Bikebitants hemos identificado 4 motivos por los que moverse sobre dos ruedas en ciudad es beneficioso para el medio ambiente:

1. Menos atascos

A la vista está los días festivos o en épocas de vacaciones. No hay coches, no hay embotellamientos. ¡Es simple! Si todos nos desplazásemos en bici o en transporte público, contribuiríamos a una ciudad más despejada, más sostenible y más amigable, y, por descontado, se reducirían los accidentes de tráfico y los atropellos de peatones.

2. Menos contaminación sonora

Pasa desapercibida frente a la contaminación del aire, de los ríos u otras formas de hacer daño a nuestro planeta. Pero también contribuye a hacer de las ciudades lugares más caóticos e insoportables. Imagina que todos los ruidos de motores y de claxon se sustituyesen por sonidos mucho más suaves, como son los timbres de bicicleta. ¿No sientes algo de paz? En Bikebitants tenemos disponibles varios timbres para tu bici en caso de que quieras sumar tu granito de arena hacia unas calles en las que no dan ganas de taparse los oídos (y de paso, preservar tu seguridad, haciéndote notar frente a otros conductores).

3. Menos emisiones

Los tubos de escape los carga el diablo. Son entes dañinos cuyo único fin es desprender veneno al aire que respiramos. Si eres de los que opta por moverse en bicicleta pero, aun así, tienes que sufrir los coches de otros, te recomendamos utilizar una máscara anticontaminación: sus filtros de carbón previenen el paso de gases y partículas nocivas para tu salud mientras que sus válvulas te permitirán exhalar el calor, vapor de agua y dióxido de carbono que generas al respirar.

4. Menos consumo de combustible

Si bien la tendencia automovilística se mueve hacia los coches híbridos y eléctricos, lo cierto es que las gasolineras siguen teniendo buenos números. Seguimos haciendo uso de nuestras reservas de combustibles fósiles y formando parte de todo el oscuro entramado de negocio que tiene detrás. Las bicicletas se valen de un combustible muy ecológico: ¡la fuerza de nuestras piernas! Que además, ¡es (prácticamente) inagotable! Igualmente, los restos de aceite y combustible que dejan los coches en la calzada terminan por filtrarse en el ciclo del agua cuando hay tormentas, provocando que ni siquiera el agua esté libre de residuos.

Siempre nos gusta terminar con un bonus track, una razón de regalo, que quizá no esté muy relacionada con el medio ambiente pero ciertamente sí lo está contigo: pedalear, vayas donde vayas, es saludable para cuerpo y mente.

¿Crees que hay más razones positivas para el medio ambiente cuando te desplazas en bicicleta en ciudad? ¿Cuál es tu experiencia sobre las dos ruedas en zonas urbanas? ¡Compártelo con nosotros!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *